Un escándalo del siglo XVIII

14096573666056

Un detalle de la Sevilla del siglo XVIII en el famoso grabado de Pedro Tortorelo a raíz de la visita de Felipe V en 1729.

En los archivos antiguos se esconden jugosas historias, crónicas increíbles, fabulosos episodios del pasado. Y, por supuesto, las mínimas anécdotas de la bajeza humana. En el legajo ES41003 del Archivo de la Audiencia de Sevilla se guarda una escandalosa historia familiar que, proyectada en nuestro presente, bien podría haber llenado las portadas de la prensa del corazón. Un episodio protagonizado por un caballero maestrante y alcalde mayor con su hijo en la Sevilla del siglo XVIII.

Este documento se puede ahora consultar en el Archivo Histórico Provincial de Sevilla, en la calle Almirante Apodaca 4, como protagonista de la actividad «El documento del mes», que intenta difundir los tesoros que se guardan en este archivo a través de exposiciones temáticas.

El llamado Pleito de los Toledo, que pertenece al Archivo de la Audiencia, cuenta con todos los ingredientes para haberseconvertido en el gran cotilleo de la década de los sesenta del siglo XVIII, ya que a lo largo del proceso se conocieron todas las miserias de una familia principal de Sevilla que tenía cargo en el Ayuntamiento y además pertenecía a la escogida aristocracia de los maestrantes.

El pleito de los Toledo. Archivo Histórico de Sevilla

Los protagonistas son Nicolás de Toledo, alcalde mayor del Ayuntamiento, veinticuatro de Sevilla y caballero de la Real Maestranza de Caballería, y su hijo Miguel de Toledo y Licht, que se enfrenta a su padre para reclamarle 400 ducadosanuales en concepto de alimentos como sucesor en su mayorazgo. El pleito, que ocupa 315 hojas, duró desde 1761 a 1768.

Ana Gloria Márquez Redondo, del Grupo de Investigación del Departamento de Historia Moderna de la Universidad de Sevilla, y encargada de documentar y contextualizar este curioso pleito, asegura que la reclamación del hijo era legítima, «pero los datos que van apareciendo a lo largo del pleito ponen de manifiesto el claro comportamiento de dos psicópatas que se pagaban con la misma moneda».

En el proceso se suceden sucios episodios familiares como que Miguel había sido encerrado por su padre en la Casa de los Niños Toribios, una especie de correccional creado a comienzos del siglo XVIII «para jóvenes indóciles y vagos» que en realidad estaba destinado a recoger a niños pobres que vivían en la calle y se dedicaban al pillaje y no, desde luego, al hijo de un noble de buena crianza.

También se supo que la madre de Miguel, que padecía trastornos mentales, se libró de ir al Hospital de los Locos, donde se hacinaban enfermos mentales sin recursos, por la intermediación de su hermano, que era canónigo de la Catedral.

No sólo el padre fue acusado de tratar de forma cruel a su familia. A lo largo del litigio, Miguel fue acusado por su mujer de malos tratos. Pero no fue lo único. El hijo se encontró con que a su vez su propio hijo, Rafael de Toledo, se enfrentó con él. Y es que éste intentó inhabilitar mentalmente a su padre para el cargo de alcalde mayor que había heredado de Nicolás de Toledo. Habría que recordar que en aquella Sevilla los cargos se heredaban y también se vendían.

También es curioso que, como recuerda la historiadora Ana Gloria Márquez Redondo, este pleito se siguiera bajo la jurisdicción de un juez privativo de la Real Audiencia que actuaba exclusivamente para las causas de los maestrantes. «Los maestrantes contaban con este privilegio muy propio de las instituciones de la época ansiosas de contar con juez privativo para sus causas», apunta.

El estamento nobiliario en la Sevilla del siglo XVIII se caracterizó por su carácter reaccionario, conservador e inmovilista, ya que pretendía continuar con la situación de privilegio que había mantenido en otras épocas de bonanza económica.

Sin embargo, Sevilla había perdido en el año 1717 el monopolio comercial del tráfico con América, que pasó a Cádiz, y la ciudad ya nada tenía que ver con la gran capital del oro y la plata del Siglo de Oro. Tampoco sus nobles.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario