La copia del ‘Corpus iuris civilis’ del archivo de la catedral de Tarazona regresa a casa tras su limpieza

El obispo de la diócesis de Tarazona revisa los preciados manuscritos junto con el canónigo archivero.

El obispo de la diócesis de Tarazona revisa los preciados manuscritos junto con el canónigo archivero. Nora Bermejo

El archivo de catedral de Santa María de la Huerta de Tarazona acaba de recibir los seis volúmenes que integran la copia del ‘Corpus iuris civilis’ y que han sido tratados en la Escuela Taller de Restauraciónde la Diputación Provincial de Zaragoza. Se trata de unos manuscritos de valor incalculable que datan del siglo XIV.

“Es la compilación que hizo Justiniano, glosada por la Escuela de Bolonia. En términos jurídicos es una colección muy importante porque es uno de los pilares del derecho de Europa, integrada por el derecho romano, el derecho cristiano medieval, y el derecho de Napoleón. El tener toda la colección de la obra de Justiniano, y además comentada por la Escuela de Bolonia, que es la que vertió a Occidente ese saber jurídico, es un tesoro muy importante de nuestra catedral”, confirma el canónigo archivero, Miguel Antonio Franco.

Los expertos restauradores han efectuado tareas de limpieza y mantenimiento en estos manuscritos, anteriores a la imprenta y por lo tanto, escritos a mano antes del siglo XV. Se encuentran completos y en bastante buen estado de conservación, siendo las hojas de pergamino. “Se ha realizado una limpieza de insectos y de xilófagos en las páginas y una reintegración, ya que del uso, cada vez que se abre un libro se van deteriorando poco a poco los cordones, las tapas, las guardas…”, explica el responsable del archivo de la catedral turiasonense.

Ahora, están en la Escuela Taller varios incunables (libros impresos en el siglo XV) del archivo capitular que se encuentran en muy mal estado. “Van a necesitar una restauración más a fondo. Hay tres que son predicaciones, homilías y comentarios al evangelio de San Mateo de un obispo de Ávila, ‘el Tostado’, que están hechos en imprentas españolas. Los otros cuatro, en el extranjero y entre estos hay una compilación de código de derecho canónico y un libro de teología”, indica Franco.

Los incunables regresarán al valioso archivo de la catedral de Santa María de la Huerta cuando finalicen los trabajos de restauración.

Fuente: El Heraldo

Deja un comentario