El Archivo del Reino muestra sus tesoros

El Archivo del Reino muestra sus tesoros

Fachada del edificio que guarda el Archivo del Reino, en la plaza de Galicia. / DESFILIS

El Archivo del Reino de Valencia exhibe la muestra ‘Tresors del Arxiu del Regne: Los regalos de Navidad y el derecho de puertas de la ciudad de Valencia en el siglo XVIII’, que propone un recorrido por los algunos de los documentos más interesantes de esta institución cultural, una de los más importantes de Europa por la calidad de sus fondos y la continuidad de las series documentales que conserva.

 La selección, impulsada por la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, es “dar a conocer, de forma puntual y periódica los documentos más relevantes y representativos de sus fondos”. De esa manera, “se da mayor visibilidad al importante patrimonio documental que tenemos los valencianos, no solo a los investigadores, sino también al público en general”, recalcan los responsables de la exposición en un comunicado

En esta ocasión, se expone un documento del Siglo XVIII relacionado con los regalos navideños en la ciudad de Valencia. El documento recoge la denuncia presentada por Juan Belagarde el 22 de noviembre de 1737, en nombre de los administradores de la ‘Real renta de 8 por ciento’, ante el Intendente del reino de Valencia , por la entrada irregular de regalos de Navidad por las puertas de la ciudad de Valencia.

Felipe V había instituido en el año 1714 el impuesto del Equivalente, llamado así porque equivalía, en proporción a la población, al valor de las rentas provinciales castellanas, que era un impuesto indirecto sobre el consumo.

De su reparto entre las poblaciones del reino se encargaban los corregidores, bajo la supervisión del Intendente, una figura que sustituyó al antiguo Baile General.

La ciudad cobraba desde época medieval el derecho de puertas, que se cobraba a la entrada de las mercancías por las puertas de la ciudad, por lo que se acordó utilizarlo para el pago de la cuota del equivalente.

El nuevo ‘dret de portes’ empezó a perfilarse en 1716 con el apoyo del Intendente. Uno de ellos era el ‘dret del huit per cent’, que debe su nombre a que hasta la abolición de los fueros se cobraban 8 sueldos y un dinero por cahiz de trigo del que se consumía en la ciudad.

En la ciudad de Valencia el tributo se hacía efectivo en la playa, en el Grao, cuando se trataba de tráfico marítimo, o en los portales de la muralla habilitados si las mercancías utilizaban transporte terrestre. En el siglo XVIII la liquidación se efectuaba por el Intendente o en régimen de arriendo por un particular, concluyen desde la Generalitat.

Fuente: El Archivo del Reino muestra sus tesoros. Las Provincias.

Deja un comentario