Dar a conocer un Archivo

Todos al oir hablar de un Archivo, nos imaginamos a personas investigando rodeadas de “papeles  viejos” o no tanto. Nos imaginamos un lugar frío, silencioso, donde el “saber” es el que reina.

Todos sabemos que el profesional que se encarga del Archivo es el Archivero, hay que decir que “su tarea principal consiste en elaborar y aplicar el cuadro de clasificación de la documentación del organismo, institución o entidad para que se aplique tanto en los archivos de gestión u oficina como en el archivo definitivo, y controlar su seguimiento y actualización. Lleva a cabo, además, los instrumentos de descripción necesarios para facilitar la búsqueda y recuperación de documentación por parte de los usuarios que tienen acceso al archivo (guías, inventarios y catálogos).”

Pero el Archivo no es sólo para profesionales  e investigadores; el Archivo está buscando actividades para que se vaya a visitarlo. Hay Archivos como el Archivo Histórico Nacional que realiza algunas exposiciones a lo largo del año.

Por lo que es una manera de atraer a las personas que están interesadas en el patrimonio de su país o a los que vienen a visitar la cultura de España.

Es una manera de que las personas se den cuenta que el Archivo no es solamente un lugar que “custodia” documentación antigua; sino que es un lugar que se renueva con los tiempos. Esta manera de atraer a un público que no acudía anteriormente, lo consiguen gracias a las exposiciones que pueden ser de diversas temáticas, pues en los Archivos encontramos desde Sellos de Cera hasta mapas y de épocas que ni podríamos imaginar que existían (por lo menos los más jóvenes).

Con esto quiero que nos demos cuenta que el Archivo no es sólo para las personas que investigan o los profesionales que trabajan en ellos; sino que podemos encontrar un aliciente para visitarlos.

Los Archivos en nuestro país son los “grades desconocidos”; y a veces, están ubicados en lugares increíbles, que merecen la pena visitar.

Deja un comentario