Conoce por dentro los laboratorios de los Museos Vaticanos

 

Las cámaras de televisión entran por primera vez en laboratorios de los Museos Vaticanos

Por primera vez, las cámaras de televisión han tenido acceso a los laboratorios del Museo Vaticano. Allí los expertos se encargan de restaurar obras de arte procedentes de todas las culturas y partes del mundo.

Un trabajo que no se puede tomar a la ligera ya que se requiere de mucha dedicación y horas de estudio.

 

 

 

MARCO PRATELLI

Laboratorio de Pinturas y Objetos de Madera

“Sobre todo hay que conocer las sustancias que hay en la superficie y esto el restaurador lo conoce a partir de su experiencia adquirida bien a través de la observación o bien a través del atento análisis científico que llevamos a cabo en los laboratorios”.

Muchas personas no conocen del todo la riqueza que se esconde en las distintas salas de los Museos Vaticanos. Es uno de los museos más importantes del mundo, en sus instalaciones hay más de 80 mil obras de arte de distintas épocas históricas. Algunas de ellas no podrían ser admiradas por el público si no fuera por el trabajo previo de los restauradores.

Entre los expertos en restauración del museo, hay biólogos, químicos, investigadores y curadores, que se encargan de “resucitar” piezas realizadas, en algunos casos, hace miles de años.
STEFANIA PANDOZY

Laboratorio Etnológico Museos Vaticanos

“Trabajamos en la colección menos conocida de este museo, que custodia grandes obras maestras universalmente conocidas. Pero dentro de este extraordinario museo, también existe la colección etnológica con objetos recopilados por varios papas que nos han precedido y que han conservado la memoria de todos los pueblos de todos los pueblos, sin excepción”.

Cerca de 6 millones de personas visitan al año el Museo Vaticano. Allí conocen desde las estatuas greco-romanas hasta reliquias únicas de los etruscos y los egipcios. Artistas que marcaron un antes y después en la historia del arte como Giotto, Caravaggio, Leonardo, Miguel Ángel y Rafael asombran a los visitantes con sus detalles únicos y sus realismos que perduran en el tiempo.

Pero no solo tienen espacio los grandes nombres, sino también obras artesanales procedentes de distintas etnias de China, el Tibet, Papúa Nueva Guinea, Indonesia, Tailandia…

Estas constituyen el testimonio vivo de la creatividad, de la belleza, de la fuerza de distintas culturas, algunas ya desaparecidas, pero que pueden servir para, educar en la diversidad y crear puentes.
STEFANIA PANDOZY

Laboratorio Etnológico Museos Vaticanos

“El museo hoy puede ser un instrumento extraordinario para la comunicación y también para la educación. Nosotros creemos mucho en el rol de mediador cultural que ejerce un restaurador que está al servicio de los pueblos y que por tanto tienen un valor social y educativo. Reconocen el valor de la diversidad, una diversidad que une y que no divide. El diálogo. Nosotros nos convertimos en puentes”.

El museo consigue encontrar un punto en común entre todas las culturas y al mismo tiempo. Y lo  consigue no solo limitándose a obras religiosas sino acogiendo a las de toda la humanidad

 

Fuente: Revista Digital Nueva Museologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *