Archivo de la Real Chancillería de Valladolid

El Archivo de la Real Chancillería de Valladolid es un archivo dependiente del Ministerio de Cultura a través de la Subdirección General de los Archivos Estatales, cuyas funciones principales son conservar y difundir el patrimonio documental que custodia: cerca de veinte kilómetros lineales de documentación de carácter exclusivamente judicial, comprendida entre los siglos bajomedievales y el final del siglo XX, que lo convierten en el más importante de los archivos judiciales de Antiguo Régimen conservados en España.

Su actividad se centra en el:

  • Servicio a la investigación, mediante el tratamiento archivístico y la difusión de sus fondos documentales.
  • Servicio a la administración y al ciudadano, mediante la entrega puntual de aquellos documentos y expedientes o sus reproducciones que se soliciten con fines administrativos y judiciales.
  • Servicio al público en general, mediante la organización de actividades divulgativas y de difusión cultural.

Los orígenes del Archivo de la Real Chancillería de Valladolid se remontan a las Ordenanzas de Medina del Campo de 1489 por las que los Reyes Católicos, además de reorganizar el Tribunal de la Real Audiencia y Chancillería, crearon su archivo. No obstante, hasta 1607 no se creó el oficio de archivero, momento a partir del cual comenzaron a ingresar en el Archivo los pleitos que hasta entonces se encontraban en poder de los escribanos de cámara. El Archivo así constituido funcionó como archivo administrativo al servicio del Tribunal de la Real Chancillería hasta el momento en que ésta fue suprimida en el año 1834.

La desaparición del tribunal significó el inicio de un periodo de inactividad y abandono del Archivo de más de setenta años de duración que se prolongaría hasta 1906, año en el que la custodia del Archivo se encomienda al Cuerpo Facultativo de Archiveros. Se inicia así una nueva etapa, que llega hasta nuestros días, en la que el Archivo funciona como archivo histórico al servicio de los ciudadanos, de la investigación y de la administración, y cuyos principales fines son la conservación, el tratamiento archivístico y la difusión de su rico patrimonio documental.

La Real Chancillería de Valladolid fue una de las primeras instituciones de la Corona de Castilla que contaron con un edificio construido ex profeso para servir como depósito de documentos. El Archivo, de dos plantas de 40 metros de largo por 16 de ancho más sótano y buhardilla, se inauguró en 1682 y albergó la documentación producida por el tribunal hasta 1973.

En ese año se inauguró un nuevo edificio, construido sobre un solar del palacio de justicia que Felipe II mandó edificar en 1572 para ampliar las dependencias de la Chancillería, y que había sido derruido en 1969. El nuevo edificio, que respeta la traza original del primitivo palacio del siglo XVI, cuenta con un total de 6.665 metros cuadrados de superficie construida, y consta de un edificio principal en el que se ubican los distintos servicios del Archivo, y de un edificio de siete plantas destinado exclusivamente a depósito documental.

El Archivo de la Real Chancillería de Valladolid conserva la documentación generada por la Real Audiencia y Chancillería de Valladolid (1371-1834), máxima instancia judicial de la Corona de Castilla durante el Antiguo Régimen para los territorios situados al norte del río Tajo, sin perjuicio de las competencias de la Sala de Justicia del Consejo de Castilla.

Asimismo, conserva los fondos producidos por la Audiencia Territorial de Valladolid (1834-1988), tribunal que sustituyó a la Chancillería tras su supresión, y por otros organismos judiciales aún vigentes, como la Audiencia Provincial de Valladolid, la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León y los Juzgados de lo Social de Valladolid, que continúan enviando sus fondos al Archivo. (Ver Cuadro de Clasificación)

También se encuentran depositados en el Archivo los fondos de otros órganos con función judicial, como el Juzgado de Guerra de Valladolid (siglo XVIII).

Fuente: Ministerio de Educación, Deporte y Cultura

Deja un comentario