Alertan del colapso y mal estado de los archivos judiciales en Ferrol

Expedientes antiguos que se deshacen al tocarlos.

Expedientes antiguos que se deshacen al tocarlos.

Los archivos de los juzgados de Ferrol no contienen papiros, pero casi. Porque el amontonamiento y la humedad en algunos casos es tal, que basta con tocar los papeles para que se deshagan. Así lo confirma el sindicato Alternativas na Xustiza, que denuncia la situación de saturación que sufren los archivos judiciales gallegos. Colapso es el término que emplean para calificar lo que se han encontrado en Ferrol. Y es que no solo guarda expedientes desde el año 1930. Las oficinas archivan casos desde el 2007 y a la mayor parte de los juzgados no les queda más espacio para los expedientes. Los que existen están sucios, húmedos e, incluso, algunos tienen restos de cascotes de obra y de un incendio.

Cajas de papeles en doble y triple fila se apilan encima de los armarios de las oficinas y por el suelo. Este es el caso del Juzgado de 1ª Instancia número 1, aunque la situación no mejora para el resto de juzgados de 1ª Instancia. Es tanta la falta de sitio que los expedientes del 2008 se amontonan en el despacho de la secretaría judicial en el caso del 2, y el 5 ya lo contiene todo allí mismo.

Todas las piezas de convicción de estos órganos -excepto el número 2, en el que se procedió a su destrucción tras la autorización pertinente- están revueltas en un pequeño archivo tras las inundaciones que las juntaron todas. Los documentos más antiguos y deteriorados por las inundaciones permanecen sin tratamiento alguno, lo que hace que se deshagan al tocarlos. Ahora empezaron a utilizarse las antiguas dependencias del Registro Civil, pero estas no reúnen las condiciones higiénicas ni de seguridad que requieren los documentos.

Falta de archiveros

El panorama para los Juzgados de lo Penal tampoco es mucho más alentador. Allí acumulan los expedientes en la propia oficina desde el año 2007 y también perdieron muchas de sus piezas de convicción por la inundación. En Instrucción y en los Juzgados de lo Social la falta de espacio convive, al igual que en el resto, con la de higiene. En sus archivos se encuentran cajas de veneno para ratones e incluso insectos a consecuencia de ello. Por eso Alternativas mira directamente hacia la Xunta, que «pretende que os funcionarios, incluso con ameazas de apertura de expedientes disciplinarios, dediquemos tempo destinado ao Servizo Público da Xustiza a realizar un traballo que debe ser realizado por personal especializado, arquiveiros».

Así, el sindicato indica que se niega en redondo a aceptar esta situación porque «non soluciona ningún o problema por ser un proceso lento e ineficaz».

Además, apuntan que el hecho de que sean los propios funcionarios los que archiven como pueden los expedientes solo ayuda a atrasar las actuaciones judiciales «curiosamente cando hai máis casos de corrupción», lo que implica que dejasen de realizar otras funciones, «co que pouco se contribuiría ao bo funcionamento da administración de Xustiza». La única solución válida que contemplan sería la de poner todos los medios humanos necesarios para realizar este trabajo.

Y, de paso, para evitar que se pierdan documentos que en muchos casos son cruciales porque contienen pruebas que resulta imposible conservar de otra manera.

Fuente: La voz de Galicia

Deja un comentario